10 Consejos para comprar la UPS de su sistema de seguridad

10 Consejos para comprar la UPS de su sistema de seguridad

Los paneles de alarmas y acceso, trabajan con voltajes DC (corriente directa) y tradicionalmente han tenido dentro de sus paneles de control, la presencia de un banco de baterías, que permiten a través del SAI directo (Sistemas de Alimentación Ininterrumpida) la continuidad en la operación del equipos cuando hay fallas en el fluido eléctrico.

 

Sin embargo algunos subsistemas como la vigilancia mediante video, y en general la mayoría de equipos en el cuarto de control principal, no están protegidos ante esta eventualidad. Lo mismo sucede con los computadores y servidores que estén fuera del cuarto de control, así como con algunos equipos del sistema de apoyo a requisas y vigilancia de artículos.

Bajo la premisa de que no podemos vender o instalar un sistema de seguridad “inseguro”; debemos garantizar que la energía de la que se desprenden los recursos de seguridad electrónica debe ser continua, confiable y limpia. Podemos entender que TODOS los dispositivos activos que sean parte de un sistema de seguridad deben estar energizados a través de un sistema de poder ininterrumpido, -llamado UPS (Uninterruptible Power Supply)-, para asegurar su correcto funcionamiento. Es el componente central de cualquier arquitectura de protección de energía bien diseñada.

La conclusión es obvia: siempre deberíamos incluir el ítem de UPS en una oferta económica.
Sin embargo la realidad, es que pocas veces ofrecemos la UPS. Algunos integradores, creen que eso no les corresponde; otros no tienen proveedores; otros ni saben del tema y en muchas ocasiones son los mismos usuarios finales quienes se oponen a comprarla. A veces porque ya tienen una, en otras ocasiones piensan que como el equipo básico funciona sin ella, entonces no hace falta o su presencia es considerada un lujo. Con tristeza percibo, que las protecciones eléctricas se convierten en un accesorio secundario.

Pero no hay nada más importante para un sistema de seguridad que su propia seguridad. Las variaciones, descargas y cortes del fluido eléctrico no solamente son inevitables sino que son capaces de dañar valiosos equipos y poner en riesgo todo el esquema de seguridad. Prepárese para lo peor: …la delincuencia lo sabe.

Diseñar, planear e implementar una sólida solución de protección de energía es algo absolutamente vital; es parte de las protecciones eléctricas, que en otras oportunidades hemos hablado.

No permita que se deje para comprar después; todos sabemos que no hay nada más permanente, que lo que llamamos temporal. Así que mi recomendación es adquirir siempre una UPS para el sistema de seguridad, dentro de la primera fase de cualquier instalación de seguridad con medios tecnológicos.
Pero tenga cuidado, no sirve cualquier UPS, algunas recomendaciones a tener en cuenta son:

1. Exclusividad
La UPS debe ser exclusiva para soportar la energía que requieran los dispositivos que componen el sistema de seguridad electrónica (CCTV, alarmas y acceso, entre otros).

No se deben compartir con otros subsistemas tradicionales, como para alimentar las tomas reguladas usadas en laboratorios o la energía base para las estaciones de trabajo y demás equipos de cómputo. Tampoco debe ser la misma UPS del Data Center, ni la de los equipos activos de telefonía o networking. En cada caso los requerimientos, capacidades de expansión y cargas pueden ser diferentes.

Si ya existe una UPS en el sitio, se debe colocar una distinta para Seguridad Electrónica. Si existe una UPS que brinde suplencia total a la edificación, se debe verificar que sea del tipo adecuado, con la potencia y autonomía necesaria, incluidas las expansiones. Aun así, en muchos casos es mejor por capacidad de administración y seguridad, usar una adicional de menor capacidad, exclusiva para seguridad, esto brinda redundancia y autonomía.

En el caso de conectar dos o más UPS en cascada, se debe tener especial cuidado con el tema de armónicos y DHT (distorsión armónica total), la asesoría de un ingeniero eléctrico especializado se hace indispensable, tratando de especificar el detalle lo requerido.

2. Potencia (Clasificación)
Se debe calcular, sumando las potencias de todos los equipos dentro del cuarto de control, los cuartos de interconexión y obviamente todos los dispositivos electrónicos distribuidos en el proyecto.
En las especificaciones técnicas de cada equipo, se encuentra el consumo expresado en Vatios (W) ó Volti-Amperios (VA). Se debe pasar todo a la misma unidad (1VA = 0,707W ó 1W = 1,414VA) y sumar.

Se debe tener en cuenta una expansión de equipos de por lo menos un 30% del máximo que se considere en ese momento. Recordemos que si los sistemas de seguridad se instalan adecuadamente, el usuario final seguirá comprando más equipos para cubrir más área y actividades internas.

Finalmente se debe adicionar un 25% de tolerancia y eficiencia. Se debe escoger un modelo de UPS que esté por encima del valor final calculado. Esto depende de las marcas disponibles en cada nación.

3. Autonomía
Es el tiempo debe la UPS generar energía alterna a toda su carga, usando exclusivamente sus propias baterías mientras no exista servicio de energía eléctrica en la zona.

Depende de muchos factores, entre los principales podemos mencionar si existe un sistema de generación eléctrica de respaldo (planta eléctrica de gasolina o gas), si existe un sistema de transferencia automática que lo encienda, si en la zona hay buen servicio púbico de tipo eléctrico.

Entre más cortes de energía existan en la zona de manera rutinaria, mayor autonomía se requiere en la UPS. Sin embargo en muchas ocasiones se calcula la UPS con una autonomía corta (5 a 15 minutos), debido a que existe al seguridad de un medio de generación automático de respaldo.

En caso de necesitar mayor autonomía No se debe aumentar la potencia de la UPS, solamente se recomienda aumentar la capacidad del banco de baterías, de acuerdo a las tablas de cada fabricante.

4. Escalabilidad y modularidad
Ya sabemos que se debe tener en cuenta un 30% de expansión como reserva en la potencia de la UPS, pero debido a la manera como crecen los sistemas de seguridad actualmente, es muy recomendable que se adquiera una marca que permita modularidad en los dispositivos y poder modificar su capacidad a través de módulos que alteren tanto la potencia (W) como la autonomía (min.) del sistema de potencia eléctrica.

En este sentido y dependiendo de las capacidades en diversas marcas, existen módulos para ubicar dentro de racks o externos en unidades independientes. La compatibilidad ente los diversos módulos, baterías y electrónica de control debe ser total.

Dependiendo del tamaño físico es posible que se requiera un espacio diferente al de los equipos, dedicado exclusivamente a la parte eléctrica, sobre todo cuando son unidades independientes. En este caso un sistema de aire acondicionado (HVAC) puede requerirse con condiciones diferentes a los equipos u operadores.


5. Tecnología
Existen diversas tecnologías de UPS, desafortunadamente no tenemos el espacio para detallar y entender los beneficios y limitaciones de cada una. Solo trataremos las dos más usuales:

A) Standby, la cual espera a que se suspenda el servicio eléctrico para comenzar a sacar energía DC de sus baterías, convertirla en AC y entregarla de manera regulada. Esta es la más común de todas las tecnologías existentes. Su onda de salida no es una onda sinusoidal exacta, sino más bien cuadrada, por lo tanto se compone de muchos armónicos que pueden afectar el desempeño de la carga. Durante algunos milisegundos la carga queda desenergizada.

B) On Line de Doble Conversión. Son las adecuadas para Seguridad Electrónica, en especial para los sistemas de video. Sin importar si hay energía pública o no, esta tecnología siempre genera una señal eléctrica proveniente de sus baterías. Por su electrónica interna, produce una señal sinusoidal casi que perfecta, totalmente regulada y con tiempos de transferencia igual a cero. Son realmente un filtro total que evita que transcientes, picos y sobre voltajes pasen desde la calle hacia la carga. Su única limitación es el precio.

6. Mantenimiento
Se deben utilizar baterías libres de mantenimiento (VRLA/VLA) y con una política de administración de carga eficiente, que evite daños por goteo o que disminuyan su tiempo de vida por memoria de almacenamiento de carga. La vida útil de una UPS de buena calidad, es superior a 15 años; pero esto solo se consigue utilizando marcas con un soporte técnico adecuado y un servicio de mantenimiento (preventivo, predictivo y correctivo) eficiente.

7. Monitoreo
Las UPS para sistemas de seguridad electrónica deben permitir monitorear todos sus parámetros básicos, para facilitar el mantenimiento, anticiparse a posibles fallos, prevenir errores de calidad en la energía suministrada o al menos, tomar a tiempo las medidas de seguridad necesarias, en caso que el corte de suministro eléctrico sea inminente. Hoy en día es imprescindible que la UPS (incluso pequeña) tenga un módulo de comunicaciones y que usando un protocolo abierto y conocido (SNMP, XML, ModBus, entre otros), nos pueda suministrar los datos necesarios para hacer un verdadero monitoreo y control remoto, de parámetros cuando se a necesario.

La presencia de Software de comunicaciones y monitoreo, permite automatizar las notificaciones a través de SMS, email, para anticiparse a posibles fallas y poder integrar a un sistema BMS/BAS.

Se comienzan a usar en el centro de control, los paquetes de software que hacen una apagado automático de cargas (equipos), en caso de cortes de energía y nivel bajo de baterías.

8. Redundancia
Cuando los sistemas electrónicos de seguridad, son considerados de misión crítica, (en muchos casos así se les considera), debe existir redundancia en la UPS, debe tener elementos que puedan cambiarse sin desenergizar (hot swappable) y para dar mayor estabilidad deben usarse distribuidores de potencia (PDU) cruzados en configuraciones redundantes que tomen energía eléctrica de dos circuitos diversos. Esto es válido tanto para los gabinetes en el centro de control principal como en los cuartos de interconexión. Las topologías pueden ser zonal, paralelo y serial (cascada).

Recordemos que una buena medida de redundancia en el sistema de generación eléctrica lo da la presencia de un generador eléctrico que se alimente de combustibles naturales con una potencia de 1,5 a 3 veces la potencia de la UPS.

9. Accesorios e instalación
Se debe instalar junto a la UPS un tablero de Bypass manual que permita en caso de falla de la misma UPS, mantener alimentados los circuitos de potencia de todo el sistema de seguridad.

La UPS debe alimentarse directamente del tablero de distribución principal y a la salida debe alimentar un tablero regulado que tenga los breakers y demás protecciones, para energizar los equipos electrónicos de seguridad. El tablero de salida de la UPS debe estar dentro del área protegida por un sistema de control de acceso.

En el mercado existen modelos trifásicos, bifásicos y monofásicos. Sin importar cual se adquiera, debemos recordar que para evitar fallas de tierra y mantener sincronismo en todos los sistemas de seguridad, siempre debemos alimentar todos los dispositivos eléctricos de la misma fase eléctrica, ya soportada por la UPS.

10. Topología del sistema
En sistemas pequeños, se acostumbra a centralizar toda la capacidad de la UPS en una sola unidad, pero en sistemas grandes es normal que se distribuyan UPS de menor capacidad, que alimentan desde los cuartos de interconexión algunas zonas de dispositivos y equipos. Los beneficios de la opción distribuida son menores costos y evitar que exista un solo punto de falla.

Por límites de espacio, no podemos describir más datos. Espero que siga investigando y aprendiendo más detalles que permitan tener un excelente sistema de energía eléctrica para sus sistemas de seguridad.

 

 

 

Fuente: Ventas de Seguridad.